Página principal Historia y ubicación Marcas comerciales
Hidratación y salud Ofertas de empleo Noticias Aguamur
 
Hidratación y Salud - Los Minerales
El Agua

El agua es una sustancia inorgánica compuesta por hidrógeno y oxígeno -H2O-.
Es considerado un nutriente esencial para la vida, aunque su valor nutricional es escaso, ya que sólo algunas aguas minerales llevan importantes cantidades de calcio, flúor, yodo, etc.
Estando compuestos de hasta un 70% de tan preciado elemento, el agua es una bebida imprescindible y la que mejor calma la sed, por eso la necesitamos tanto como el aire que respiramos; de ahí que el ser humano pueda sobrevivir sin comida, pero muera sin agua. Por eso es tan importante mantenernos siempre bien hidratados, puesto que sólo un organismo fresco y con las reservas de agua a tope se mantiene sano y en forma.

Beber agua para hidratarse

Para el ser humano las cantidades de agua a ingerir varían con la edad, así en las personas mayores el centro que regula el mecanismo de la sed deja de ser tan efectivo, por lo que es necesario recordarles continuamente que tomen agua. También hay quienes, a fuerza de no atender el reflejo de la sed, someten a su cuerpo a un estado de deshidratación permanente que puede provocar numerosos trastornos.

Cuando se bebe agua se obtienen muchos beneficios para la salud; la función de los riñones mejora, produciendo más cantidad de orina y más clara. Los riñones limpian mejor la sangre de sustancias de desecho y las eliminan con mayor facilidad y existe menor riesgo de que se produzcan cálculos renales.

La pérdida de agua supone pérdida de energía física; una pérdida superior al 10% provoca grandes trastornos en el organismo, deshidratación, etc. El exceso se elimina fácilmente a través de la orina, las heces y el sudor.

El agua: Bebida por excelencia

El agua desempeña funciones muy importantes para el ser humano;

  • Constituye el medio en el que se diluyen los líquidos corporales (sangre, secreciones digestivas, orina, etc.).
  • Posibilita el transporte de nutrientes a las células y de productos de desecho desde éstas.
  • Ayuda a la digestión al diluir los nutrientes de los alimentos.
  • Contribuye a regular la temperatura corporal mediante la evaporación a través de la piel.
  • Es indispensable para que exista una buena hidratación.

Por estas razones, necesitamos ingerir agua en cantidad suficiente para compensar las pérdidas que inevitablemente se producen.
En general necesitamos tomar unos 3 litros de agua al día, la mitad procede de los alimentos que ingerimos y la otra mitad debemos beberla.

Cuándo beber agua

En cuanto al agua que debemos ingerir, se recomienda:

  • Tomar al menos dos litros de agua al día, esto ayuda a eliminar toxinas, a mantener los riñones en buen estado y a compensar la pérdida de agua diaria que se produce a través de la orina, las heces y la transpiración.
  • No esperar a tener sed para beberla, sólo así se asegurará mantener un buen nivel de hidratación.
  • Beber entre comidas, tomar agua antes, durante o después de las comidas no influye en el acopio calórico. No engorda ni adelgaza.
  • Beber dos vasos de agua al levantarse.
 

 

Los Minerales

Los minerales son componentes esenciales del cuerpo humano; desempeñan papeles importantes en el organismo y son necesarios entre otras cosas para la elaboración de tejidos corporales y la mayor parte de las reacciones químicas en las que intervienen las hormonas, incluida su formación. Un organismo que no reciba un aporte de minerales igual o superior a su necesidad diaria puede llegar a padecer una grave desnutrición mineral.

El Sodio: Su principal función radica en mantener el volumen líquido del organismo y su equilibrio osmótico. Colabora también en la transmisión de los impulsos nerviosos. Hay que destacar adicionalmente que el "sodio natural" proporcionado por el agua mineral no tiene los efectos negativos del sodio presente en la sal de mesa. Se encuentra principalmente en quesos y embutidos.

El Calcio: Contribuye al fortalecimiento del esqueleto humano, interviene en la coagulación sanguínea y ayuda a sostener el ritmo cardiaco. Ayuda a mantener la permeabilidad de las membranas celulares e interviene en la formación de numerosas hormonas y enzimas. Sus principales fuentes son los productos lácteos y vegetales.

El Magnesio: Es un mineral esencial para el funcionamiento del organismo ya que interviene en numerosas funciones del mismo; por ejemplo en las reacciones biológicas, en la conducción nerviosa y en la reacción muscular. Ayuda a prevenir la hipertensión arterial y las enfermedades cardiovasculares. Adicionalmente, el magnesio es el regulador primario de las actividades eléctricas e interviene en numerosas reacciones metabólicas. Su escasez en el cuerpo produce la sensación de cansancio, depresión y falta de ánimo. Relaja los vasos sanguíneos, previene las inflamaciones y ayuda a utilizar la energía corporal de forma eficiente. Sus principales fuentes son las frutas, cereales y el chocolate.

El Bicarbonato: Facilita la buena digestión y contribuye a eliminar la acidez, neutralizando el ph de ciertos alimentos y de los jugos gástricos que se producen en la digestión.

El Cloruro: Favorece el equilibrio ácido-base en el organismo y ayuda al hígado a eliminar toxinas.

El Sulfato: Tiene propiedades purificadoras y antitóxicas. Aumenta la secreción biliar. En conjunto con los bicarbonatos, previene la formación de cálculos renales.